Clima San Juan
Email Email Email Ingresar
Registrar

La gran cantidad de horas diarias que los niños pasan con aparatos tecnológicos, genera mucha preocupación.

Preocupa el contacto temprano de los niños con la tecnología, ya sabemos que ésta es quien manda en el mundo actual, y las nuevas generaciones comienzan a manejar los aparatos como smartphone o tablet desde muy temprana edad, incluso antes de hablar bien.

A pesar de las advertencias de los expertos de alejar a los niños de los aparatos electrónicos, cada vez son más los pequeños que se acuestan usando algún móvil o incluso viendo la televisión, tal y como apunta un estudio realizado por Childwise en Inglaterra. Este informe revela que uno de cada diez menores de cuatro años duerme mirando dibujos o jugando con los dispositivos móviles. Por su parte los expertos son muy claros al recomendar que en el momento de irse a dormir, los niños deban estar totalmente libres de aparatos electrónicos alrededor; y hacen hincapié en que hasta los dos años ni siquiera deberían ver la televisión. Así explica este fenómeno la Licenciada en psicopedagogía Karina Barbero. 

Es de suma importancia la relación de los menores con sus padres, hermanos, familia y sus pares en el correcto ciclo evolutivo. El bebé es un ser social por naturaleza. Necesita del contacto con otros humanos. Tienen preferencia visual por el rostro humano, especialmente la mirada del otro. Además, tienen capacidades auditivas muy altas y prefieren la voz humana. Sobre todo de su madre, que la reconoce desde los dos últimos meses de gestación. Por lo tanto las investigaciones recientes advierten que los bebes tiene una fuerte preferencia selectiva por estímulos que reciben de sujetos de su misma especie. También se sabe que los niños pequeños presentan conductas de imitación a otros seres humanos, reciben información que proviene de los diferentes estímulos sensoriales y que son las bases para adquirir el lenguaje y evocar respuestas sociales. Son las primeras formas de intersubjetividad, o sea la capacidad básica de compartir estados emocionales, de sentir con el otro, que nos abre el camino al desarrollo de los signos, los símbolos y la comunicación. Se accede a la actividad simbólica, a los significados y al juego desde los 2 años de edad, donde se sienta las bases del desarrollo de la conciencia. 

 

El juego forma parte de la vida de los niños   

Es vital la interacción del juego de los menores para un desarrollo normal. Facilita la adquisición de competencias sociales, cognitivas y comunicativas y la adaptación al contexto y, además es el mejor entrenamiento de estas habilidades puestas en otros ámbitos de la vida cotidiana. Se empieza con el juego motor social, luego se incorporan objetos o juguetes, y éste comienza a ser funcional. Luego aparece el juego compartido y/o grupal. Se incorporan acciones simbólicas e imaginativas. Luego aparece el juego reglado, motor y en equipos. Por último el juego de roles. Por lo tanto, llegamos al punto que una vez explicado las primeras necesidades evolutivas en un niño, estamos en condiciones de afirmar que el contacto prolongado con pantallas, ya sean celulares, tablets, computadoras, etc. puede traer verdaderas alteraciones en el desarrollo normal de los niños, en su salud física, psíquica e, incluso, en sus relaciones sociales. 

Las investigaciones sobre la primera etapa del desarrollo del cerebro muestra que, para lograr el crecimiento sano y el desarrollo adecuado de las destrezas sociales, emocionales y cognitivas, los bebés y los menores de 5 años tienen la necesidad imperiosa de interactuar con sus padres y demás cuidadores; así como con otro pares y niños. La recomendación de cuanto profesional que atiende a menores es que un niño no debe estar más de dos horas por día expuestos a cualquier pantalla. La consecuencia negativa está marcada porque el niño  se aísla, reduce su expresión, altera su lenguaje. Aumenta la predisposición a producirse adicción a los videojuegos, conductas obsesivas e intereses restringidos. También puede producir insomnio o hipersomnia, obesidad, etc. 

La Asociación Japonesa de Pediatría empezó una campaña para restringir el uso prolongado de los móviles y tabletas, sugiriendo control y más juegos a los padres.

 

10 razones válidas para que los niños no usen móviles o tabletas 

 

1- Desarrollo cerebral de los niños  

Un desarrollo cerebral causado por la exposición excesiva a las tecnologías, puede acelerar el crecimiento del cerebro de los bebés entre 0 y 2 años de edad, y asociarse con la función ejecutiva y déficit de atención, retrasos cognitivos, problemas de aprendizaje, aumento de la impulsividad y de la falta de autocontrol (rabietas). 

 

2- Retraso en el desarrollo del niño  

El excesivo uso de las tecnologías puede limitar el movimiento, y consecuentemente el rendimiento académico, la alfabetización, la atención y capacidades. 

 

 3- Obesidad infantil  

El sedentarismo que implica el uso de las tecnologías es un problema que está aumentando entre los niños. Obesidad lleva a problemas de salud como la diabetes, vasculares y cardíacos. 

 

 4- Alteraciones del sueño infantil  

Los estudios revelan que la mayoría de los padres no supervisan el uso de la tecnología a sus hijos, en sus habitaciones, con lo que se observa que los niños tienen más dificultades para conciliar el sueño. La falta de sueño afectará negativamente a su rendimiento académico. 

  

5- Enfermedad mental  

Algunos estudios comprueban que el uso excesivo de las nuevas tecnologías está aumentando las tasas de depresión y ansiedad infantil, trastornos de vinculación, déficit de atención, trastorno bipolar, psicosis y otros problemas de conducta infantil. 

 

 6- Conductas agresivas en la infancia  

La exposición de los niños a contenidos violentos y agresivos, puede alterar su conducta. Los niños imitan todo y a todos. Así que hay que vigilar el uso y la navegación de los niño en móviles o tabletas. 

 

 7- Falta o déficit de atención  

El uso excesivo de las nuevas tecnologías puede contribuir a déficit de atención, disminuir la concentración y la memoria de los niños, gracias a la gran velocidad de sus contenidos. 

 

 8- Adicción infantil  

Los estudios demuestran que uno de cada 11 niños,de 8 a 18 años, son adictos a las nuevas tecnologías. Cada vez que los niños usan dispositivos móviles, se separan de su entorno, de amigos y familiares. 

 

 9- Demasiada radiación  

La Organización Mundial de la Salud clasifica los teléfonos celulares como un riesgo debido a la emisión de radiación. Los niños son más sensibles a estos agentes y existe el riesgo de contraer enfermedades como el cáncer. 

 

 10- Sobreexposición  

La constante y sobreexposición de los niños a la tecnología les hacen vulnerables, explotables y expuestos a los abusos. 

 

Fuente:  Lic Karina Barbero - Psicopedagoga 

COMENTARIOS DE LOS LECTORES


Radio Zeta no tiene responsabilidad alguna sobre los comentarios de los lectores ni sobre las consecuencias derivadas de los mismos. Radio Zeta se reserva el derecho de no publicar comentarios que se consideren inapropiados u ofensivos

Noticias Relacionadas

Desarrollo Web: leandrogt41@gmail.com Diseño Grafico: paula.lanzi@gmail.com